margen
Ya tengo una web corporativa[ + ]

Uno de los efectos más negativos de la crisis es, sin duda, que se paralizan muchos proyectos que en otra situación hubieran salido adelante. Lógicamente, todas las empresas tratamos de ajustar costes y solo acometemos las inversiones “indispensables”.

Como consultor en comunicación corporativa, una de mis misiones es analizar las web corporativas de mis clientes y posibles clientes. Todos sabemos qué queremos que haga nuestro website corporativo. En 140 caracteres:

Reforzar la marca. Transmitir quiénes somos y qué hacemos. Identificar, diferenciar y dar valor a nuestros usuarios. Facilitar que puedan comunicarse con nosotros.

Los mejores web son los que hacen todo lo que tienen que hacer y lo hacen de la mejor manera posible.

En un post reciente analizaba una estrategia web para conseguir que mi marca exista en el mundo de las redes sociales. Muchas de las webs que he analizado no contemplan estrategias 2.0 que mejoren sus relaciones con accionistas, impulsen sus políticas de recruitment o, simplemente, posicionen mejor su marca y los servicios que ofrecen ante sus stakeholders.

Sin embargo, cuando hablas con clientes te dicen “Ya tengo una web corporativa”. “Ahora no es el momento de cambiar, vamos a esperar a que pase el verano, al año que viene…”
Me recuerdan al “Yo ya he dado” del día de la banderita.

Una de las consultoras más prestigiosas, Bowen Craggs, elabora cada año un Indice de efectividad de los website corporativos para el Financial Times. En su última edición, en un ranking de 75 empresas, sólo aparecen dos empresas españolas, el Santander y Telefónica, en los puestos 46 y 50 respectivamente.

El índice valora cómo están construidas (arquitectura de la información), la imagen que transmiten de la empresa, las posibilidades de contacto con los públicos objetivo y cómo transmiten los valores de RSC asociados a la empresa.

Un website corporativo tiene que servir, fundamentalmente, a cuatro audiencias: inversores, medios de comunicación, buscadores de empleo y clientes. Los mejores webs ofrecen un servicio de alta calidad a todos estos públicos y ponen a su disposición todas las posibilidades de contacto con la compañía.

Muchas webs tienen bien resuelta alguna de estas áreas pero fracasan en las demás. Los mejores no tienen ningún área de debilidad significativa.

En tiempos oscuros, Internet sigue brillando. Hay oportunidades de negocio y empresas e inversores dispuestos a aprovecharlas. Tiene sentido: la gran ventaja de Internet es que es sumamente efectivo en costes. En tiempos difíciles, hay que concentrase en los canales que nos ofrezcan mayor valor añadido. Después de leer esto ¿sigues pensando que ya tienes una web corporativa?

Comments are closed.

© 2010 Margen Multimedia | Todos los derechos reservados
Telf: +34 914 584 130 | Mapa web | Aviso legal